El cielo y la tierra serán testigos contra ti (Deuteronomio 30:19)